TODO LO QUE DEBES SABER DEL PAN SIN GLUTEN

Cada vez son más las personas que, ya sea por Enfermedad Celíaca, o por otras patologías digestivas, deben retirar el gluten de su dieta. El pan es uno de los alimentos más consumidos en nuestra dieta. Si ya es difícil encontrar un pan de calidad en el supermercado, imagínate si además tiene que tener el sello de sin gluten o “gluten free”.

 

¿QUÉ ES EL GLUTEN?

Proteína que está presente en la semilla de muchos cereales (trigo, espelta, cebada, centeno, tritricale y algunas variedades de la avena). Es el que se encarga de otorgar elasticidad a la masa. También aporta esponjosidad y consistencia cuando el producto es horneado.

 

ENFERMEDAD CELÍACA Y SENSIBILIDAD AL GLUTEN NO CELÍACA

Muchas personas son incapaces de digerir (romper) por completo el gluten. Como consecuencia, en nuestro intestino se quedan fragmentos de proteínas que hacen que el sistema inmune los detecte como tóxicos y reaccione ante ellos, desencadenándose diferentes reacciones. Esto es la Enfermedad Celíaca (EC).

Sin embargo, hay personas que no son celíacas pero sí sensibles al gluten. Esto se conoce como: Sensibilidad al Gluten no Celíaca (SGNC). En estos casos, no participa el sistema inmune. Tras la ingesta de gluten aparecen síntomas gastrointestinales (gases, hinchazón, dolor, diarrea o estrñimiento, …) y se diagnostica una vez que se ha descartado la EC y la alergia al trigo. En ocasiones la pared intestinal puede estar dañada, pero no es un rasgo común en todos lo que padecen SGNC.

El tratamiento es el mismo en ambos casos: dieta exenta de gluten.

 

LA CALIDAD CUESTIONABLE DEL PAN SIN GLUTEN QUE NOS VENDEN

El pan sin gluten es muchas veces de peor calidad que cualquier pan blanco que nos encontremos en el supermercado. Suele elaborarse principalmente con harina de arroz o maíz. También con mezcla de ambas harinas, a las que se le suma e almidón de maíz u otras variedades.

Sus ingredientes acaban formando un pan comestible pero poco nutritivo por varios motivos:

  • El almidón, el ingrediente estrella. Es un hidrato de carbono que se absorbe más rápido si lo comparamos con un cereal entero, como el trigo sarraceno (que por cierto, no tiene gluten). Esto hace que la glucosa en sangre se eleve más rápido también, algo que no viene bien a diabéticos y no diabéticos. Además, carece de fibra, por lo que es un pan que sacia menos. Tampoco aporta vitaminas y minerales.
  • La adición de múltiples aditivos, azúcar y grasas de mala calidad (aceites vegetales) para hacer más sabroso el pan y lograr que se conserve mejor. 

 

El gluten, y sólo el gluten, es el encargado de otorgar al pan elasticidad, esponjosidad y consistencia. Por lo que, muchos ingredientes de productos sin gluten son innecesarios (azúcar, aceites vegetales, algunos aditivos, …).

 

ANALIZANDO ETIQUETAS DE PAN SIN GLUTEN 

Estos son dos ejemplos de pan sin gluten muy accesibles en el supermercado. Recuerda que a la hora de leer las etiquetas, lo importante es fijarnos en los ingredientes. Se ordenan de mayor a menor en función de su contenido en el producto.

Pan sin gluten del Mercadona. Elaborado con mezcla de almidones al que se ha añadido aceites de mala calidad (refinado de girasol), azúcar y otros ingredientes innecesarios.

 

 

 

 

 

 

Pan sin gluten de la marca Schär, una de las marcas pioneras en productos sin gluten. Puedes encontrarlo en muchos supermercados. El ingrediente principal es el almidón de maíz, ya que el porcentaje de masa madre y de harina de alforfón (cuya calidad es mejor) es minúsculo. Además, también tiene aceite de mala calidad y azúcar,

 

 

 

 

ALTERNATIVAS SALUDABLES.

Dado que en el mercado es muy complicado encontrar panes sin gluten de calidad nutricional, mi mejor consejo es que te hagas con una harina de buena calidad y lo prepares en casa. ¿Por qué no encontramos panes sin gluten elaborados con estas harinas en el supermercado? Porque son más caras, básicamente. 

  • Harinas de pseudocereales: quinoa, trigo saraceno o amaranto.
  • Harinas de legumbres: lenteja, soja y garbanzo son las más utilizadas.
  • Harina de cereales sin gluten: mijo, sorgo, tef.

 

Ojo con los preparados de harinas. Los ingredientes suelen ser de la misma calidad que el pan sin gluten como tal: harina de arroz, harina de maíz, almidón de maíz, etc. 

 

 

ALTERNATIVAS DE PAN SIN GLUTEN EN EL SUPERMERCADO QUE TE RECOMIENDO

Estas alternativas no son iguales que una hogaza o barra de pan, pero sí son buenos sustitutos hasta que te animes a elaborarlo en casa o encuentres uno de buena calidad en el supermercado. Otra idea: pregunta en la panadería más cercana si pueden traerte un pan sin gluten, pero especifica siempre de qué harina lo quieres para asegurarte de que sea nutritivo.