Logra una compra saludable para empezar a cuidarte: 5 claves para mejorar tu compra.

Para iniciar un cambio de hábitos uno de los primeros pasos que debemos dar es el de llenar nuestro carro de la compra de alimentos saludables. Sin embargo, a veces este paso tan sencillo puede complicarse a la hora de entrar en el súper y no saber elegir qué alimentos son los más adecuados para formar nuestro menú. Al final, nuestra compra resulta monótona y también nuestra alimentación. En el carro de la compra empiezan a caer todo tipo de alimentos, entre los que encontramos aquellos menos saludables que hemos comprado sin pensar y que van a dificultar la tarea de combatir contra las ´tentaciones´ una vez colocados en la despensa.

Los hábitos de tu compra influyen en tu alimentación, y por ende, en tu salud.

Estrategias como la planificación, la lectura del etiquetado nutricional o revisar nuestras despensa antes de pensar en volver a llenarla pueden ayudarnos a que nuestra compra sea más saludable. Como en Saluda a lo saludable queremos que te cuides sin que esta tarea te resulte difícil te proponemos una serie de tips que pueden beneficiarte. ¡Adelante!

 

1- Planifica tu menú semanal.

Dedicar tiempo y cariño a nuestra alimentación hará que obtengamos mejores resultados. Quizá este sea el paso que más aburrido o trabajoso nos resulte, pero merecerá la pena. Se trata de que, en una hoja en blanco, anotemos qué queremos comer esa semana. Las comidas anotadas deberán adaptarse a nuestros horarios de trabajo, al tiempo del que disponemos para prepararlas y, por supuesto, a nuestros gustos y preferencias. De esta forma conoceremos qué alimentos son realmente los que necesitan estar en nuestras despensas: los anotaremos e iremos directos a ellos.

 

2- Revisa tu despensa

Para mejorar tu alimentación debemos ser sinceros con nosotros mismos. Si hay alimentos ´menos saludables´en casa es porque en algún momento hemos decidido comprarlos. Por lo que, echar un ojo a nuestra despensa e identificar aquellos productos que no nos benefician es un paso que puede ayudarte a mejorar nuestros menús diarios. 

De esta forma también evitaremos comprar productos que habíamos olvidado que están en nuestra despensa. – “Uy, si ya tenía tomate concentrado”, “vaya, para qué compro yogures si todavía quedan” -.

 

3- Visita pequeños comercios

Visitar el pequeño comercio de nuestro vecino la pescadería o la frutería del pueblo hará más fácil que a nuestra despensa lleguen productos de temporada en España. De esta forma obtendremos alimentos que están en su mejor época de consumo y por lo tanto son más nutritivos ya que han madurado en su momento óptimo. También seremos partícipes del respeto y apoyo al medio ambiente y al agricultor de nuestro país.

Además, en estos locales encontraremos productos frescos, es decir, materia prima con la que elaboraremos muchas de las recetas anotadas. Alimentos que, en definitiva, no están altamente procesados y por ello son más saludables. 

 

4- Lee las etiquetas nutricionales

Los nutricionistas nunca nos cansaremos de recordar que leer el etiquetado nutricional contribuye al cuidado de nuestra salud. Esta es una forma de que el comprador sea realmente conocedor de qué ingredientes lleva el producto y decida por sí mismo si incorporarlo o no al carro de la compra.

Recuerda no hacer caso a la publicidad y a los eslogan llamativos que aparecen en el envoltorio del producto. Lo importante es que dirijamos la vista hacia la lista de ingredientes: estarán ordenados de mayor a menor en función de su contenido en el producto, y, cuanto menos tengan mejor (no se tratará de un ultraprocesado).

Para facilitar este paso lo mejor es que reelamos el apartado 3: si compras productos frescos te ahorrarás leer muchas etiquetas.

 

5- Acude al supermercado sin hambre

Cuando llegamos al súper con el estómago vacío nuestras tentaciones se multiplican y es un trabajo bastante costoso tener que combatirlas. En esta situación es más fácil que a nuestra despensa lleguen snacks, bollería, chuches o precocidos que sirven para acabar antojos pero que nutren bastante poco.

En este caso, la lista de la compra nos hará de escudo:

si está en la lista se compra, si no lo está es que realmente no es necesario comprarlo.

 

Como ves, cuidarse no resulta difícil. Una alimentación sana inicia cuando elegimos el alimento que vamos a llevarnos a la boca. Por eso, seguir estos sencillos pasos pueden guiar tus carro de la compra hacia alimentos más nutritivos que te ayudarán a cuidarte por dentro.

 

El mejor maestro es fray Ejemplo´

Enseñemos a comprar: compartir tiempo con los peques de la casa en el supermercado es un plan perfecto para mostrarles la importancia de los alimentos. A veces no es necesario utilizar las palabras para explicarlos las cosas a que, con el ejemplo, los niños pueden aprender mucho.

Los que tengáis pequeños en casa haced que ir a hacer la compra sea una actividad divertida. Si los niños os ven escoger en primer lugar alimentos frescos y reconocemos ante ellos la importancia que se les debe dar a éstos, es muy probable que en su primer día de compra solos visiten los pasillos donde abundan dichos alimentos.

 

¡Aprende a cuidarte y enseña cómo cuidarse a los demás!

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s