Llega la operación bikini y con ella, las dietas milagro.

El buen tiempo ya está aquí. Los días son más largos, las revistas se llenan de posados veraniegos y el el armario se empieza a llenar de vestidos y shorts. Con todo esto también llega la famosa operación bikini: rápidamente escribímos en Google “¿Cómo adelgazar rápido y sencillo?”, “¿cómo perder 10 kilos en un mes? o “perder peso rápido”. Infinidad de páginas nos guían hacia soluciones mágicas: las dietas milagro.

 

Encontramos la dieta que más encaja con nuestros estilo de vida. Damos a imprimir y la pegamos en la puerta del frigorífico para que cada vez que lo abramos nos recuerde que no debemos caer en la tentación. Te prometen una bajada de peso rápida y sin ningún esfuerzo, y sí, probablemente ocurra esto pero… ¿de verdad merece la pena?, y tu salud, ¿la tienes en cuenta?

Los tipos de dietas milagro

Según un informe de la Estrategia NAOS (Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad) estas dietas se clasifican en tres grupos:

  • Dietas hipocalóricas desequilibradas: son dietas basadas en unas 600 – 800 calorías y nutricionalmente desequilibradas. Algunos ejemplos son: “Dieta toma la mitad” que consiste en comer la mitad de lo que comes diariamente o “Dieta de Victoria Principal” que trata de alimentarte únicamente a base de ensaladas.
dieta milagro 2.jpg
Foto de Pinterest

 

  • Dieta disociada: se basa en que la falsa teoría de que los alimentos no engordan por sí solos, sino al consumirse con determinadas combinaciones. Vamos, que puedes comer de todo pero cuidado con qué lo acompañas (proteínas con proteínas y ni se te ocurra mezclarlas con algún carbohidrato). La dieta Dunkan es un claro ejemplo, seguro que te suena.
  • Es un tipo de dieta que no tiene ningún tipo de fundamento científico ya que los alimentos no nos aportan un único nutriente: por ejemplo, el pescado es una buena fuente proteica sí, pero también aporta grasa. O las legumbres, que además de ser alimentos ricos en carbohidratos también son ricas en proteínas.

  • Dieta excluyente: tan fácil como eliminar de tu dieta algún nutriente. ¿Fuera hidratos de carbono y arriba las proteínas? entonces recurrimos a la “Dieta Pronokal”. El riesgo de éstas es que sobrecargamos el riñón y el hígado. También las hay que son ricas en grasa y excluyen los dos nutrientes anteriores, dietas cetogénicas se llaman, y son peligrosas porque llevan a un exceso de cuerpos cetónicos en nuestro organismo.
  • En la dieta cetogénica la principal fuente de energía son las grasas. Al degradarse se forman los cuerpos cetónicos (cetonas) y un exceso de éstos empiezan a causar inapetencia o dolores de estómago en la persona. Si el exceso es muy prolongado se puede producir el coma.

Eficacia demostrada.

Evidentemente habrá pérdida de peso. De un día para otros reduces el consumo de calorías y tu organismo para compensar la falta de energía empieza a trabajar por sí solo.

La glucosa es nuestra principal fuente de energía. En el organismo se almacena en forma de glucógeno y cuando éste necesita energía empieza a degradarlo. 

Si esta dieta mágica se prolonga en el tiempo, también prolongamos un ayuno por la falta de calorías o bien, prolongamos que la fuente de energía no sea la glucosa sino otra molécula. Esto conlleva a que nuestro organismo busque otra fuente de energía: las grasas y las proteínas musculares. Como resultado, empezamos a perder masa muscular y agua y esto se manifiesta en el peso, que ha bajado con respecto al que teníamos al inicio de la dieta. Además, debido a la degradación de las grasas empiezan a formarse cuerpos cetónicos o cetonas en grandes cantidades apareciendo los efectos que te he mencionado antes. Los riñones y el hígado empiezan a dar problemas, después se suman otros órganos.

 

Por lo tanto, sí habrá pérdida de peso. Ahora ya sabes que se debe principalmente a la pérdida de agua y músculo. También te dejarás por el camino tu salud, que aunque no se expresa en la báscula, es importante. 

dieta milagro 1
Foto de Pinterest

 

Recuerda: las dietas milagro son dietas con muchísimas carencias que llevan a aquellas personas que las hacen a déficit de macro y micronutrientes. Son dietas que favorecen la osteoporosis (falta de calcio en los huesos) o trastornos en la coagulación sanguínea. Sus déficit de vitaminas pueden provocar alteraciones oculares, cutáneas, gastrointestinales. 

Los primeros síntomas quizá no tengan mayor importancia, sin embargo, como ya te he dicho, prolongar este tipo de alimentación es guiar a tu cuerpo, a tu organismo, a tu salud hacia un pozo lleno de problemas.

 

El efecto rebote, algo que casi seguro te pasará.

El efecto YO-YO te sucederá siempre (o casi siempre) que hagas una dieta restrictiva.

En el momento en que nuestro cuerpo deja de recibir energía (que es lo que ocurre con estas dietas), activa el `modo supervivencia´que consiste en gastar lo menos posible: nuestro metabolismo se vuelve más lento. Cuando la dieta consigue que lleguemos al peso deseado volvemos a una alimentación normal donde la ingesta de comida es mayor como también el aporte de energía.

 

dieta milagro 2
Foto de Pinterest

 

Sin embargo, nuestro organismo continúa siendo ahorrativo, es decir, guarda, guarda y guarda toda la energía que puede y trabaja lo menos posible para gastarla. Al final, la energía sobrante empieza a acumularse en forma de grasa y todo lo que se había perdido vuelve, pero multiplicado por dos.

 

Entonces… ¿qué hago?

Párate un momento a pensar y sé realista. No puedes pretender perder 10 kilos en un mes. Tienes que reconocer qué motivos te están llevando a una subida de peso. Hacer una dieta X durante un mes sólo te servirá para poner en riesgo tu salud ya que cuando vuelvas a una alimentación normal, nada habrá cambiado.

Lo más inteligente es examinar tus hábitos y empezar a hacer pequeñas modificaciones en tu día a día, y claro, los efectos no serán inmediatos pero sí duraderos: cuando logres quitarte esos kilos que realmente te sobran conseguirás también no volver a cogerlos. También habrás ganado salud, unos buenos hábitos y una buena educación nutricional. Porque una dieta tiene como principal objetivo aprender a comer saludable.

 

Por aquí te menciono algunos pequeños consejos que siempre comparto. Verás que pasito a pasito lograrás grandes cambios. No te fuerces, tómatelo con calma para disfrutar del proceso:

  • Aumenta tu ingesta de productos vegetales: para almorzar y merendar elige una pieza de fruta o un puñado de frutos secos. Los crudités de verduras también son una buena opción.
  • Si eres de bocadillos, cambia el pan blanco por uno integral. Para rellenarlo opta por jamón serrano o salmón ahumado con unas rodajitas de tomate, o bien patés vegetales (hummus de garbanzos, paté de pimientos, berenjena…).
  • Hidrátate siempre con agua. Deja las bebidas azucaradas a un lado. Tampoco me valen los zumos industriales.
  • Por supuesto, aléjate de la bollería industrial. ¡Ojo! Los dulces etiquetados como `caseros´ no tienen por qué ser más sanos, también llevan azúcar, aceite vegetal… Mejor mírate alguna de mis recetas dulces y prueba.
  • Muévete. Como mínimo 30 minutos al día. No te machaques los primeros días, ve poco a poco y busca algo que te motive. Sube escaleras, elige caminar en lugar del transporte siempre que puedas…

 

Espero que si eres de los que había empezado la famosa operación bikini y tenía en mente recurrir a Internet este post te haya cambiado de idea. Ahora ya sabes que las dietas milagro ofrecen resultados rápidos, pero sus consecuencias, aunque lleguen despacio, llegan, y son serias.

 

Nos leemos pronto !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s