La intolerancia a la lactosa, las bebidas vegetales y otras preguntas frecuentes.

Mi última entrada la dediqué a desmontar el mito tan famoso de “lácteos – calcio – huesos fuertes”: ¿Hay calcio más allá de la leche? Sí, sí y sí.  (Si no lo has leído, corre y comparte para que la información llegue a todas las casas). Como el tema de los lácteos me parece bastante extenso voy a dedicarle una entrada más, esta vez contestando preguntas frecuentes que nos hacen sobre ellos…

 ¿EN QUE CONSISTE LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA?

  • ¿QUE ES LA LACTOSA? Es un azúcar o disacárido que está presente en todas las leches de los mamíferos (vaca, cabra, oveja y en la humana), y que también puede encontrarse en muchos alimentos preparados. 
  • ¿QUE ES LA LACTASA? La lactasa es la enzima que “rompe” a la lactosa para que se absorba correctamente. Es producida por el intestino delgado.
  • ¿QUE ES LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA? También conocida como deficiencia de disacaridasa, deficiencia de lactasa o intolerancia a la leche. Significa que nuestro intestino delgado no produce suficiente lactasa o que ésta no realiza bien su trabajo para “romper” a la lactosa. Como consecuencia la lactosa pasa sin digerirse correctamente al intestino grueso y produce una serie de sustancias que dan lugar a los síntomas: dolor, hinchazón, diarrea…

 

Soy intolerante y no quiero renunciar a los lácteos…

 

milk2.gif
Foto de Pinterest

 

Ante la intolerancia a la lactosa debes elegir una leche sin este azúcar o bien una bebida vegetal que se asemeje, desde el punto de vista nutricional, a la leche. La leche sin lactosa y la leche con lactosa UNICAMENTE se diferencian en que, a la leche sin lactosa se le ha añadido la enzima lactasa con lo cual la lactosa aparece ya hidrolizada, desdoblada, “rota”. Es decir, ni tiene más proteína, ni menos grasa, ni es más o menos saludable… Normalmente esto se hace agregando ciertos microorganismos que producen lactasa, como levaduras u hongos. El resultado es una leche más dulce.

Por otro lado, los lácteos fermentados (yogures, queso curado / semicurado, cuajadas, leches fermentadas, etc) son mejor tolerados por los intolerantes (por supuesto, esto dependerá de cada persona). Se debe, fundamentalmente, a que los fermentos lácteos que se añaden hidrolizan la lactosa, vamos, que le hacen el trabajo a nuestro intestino.

No soy intolerante y tomo leche sin lactosa… 

La leche sin lactosa es un producto destinado a aquellos que son intolerantes, eso dejémoslo claro, aunque la publicidad nos haga creer que es ideal para todos por eso de “mañanas ligeras, digestiones fáciles”.

La pregunta que muchos hacen es: si consumo leche sin lactosa sin ser intolerante… ¿podría desarrollar, a la larga, una intolerancia a este azúcar? Todavía no podemos decir si sí o si no, ya que el uso de leche sin lactosa en nuestra alimentación es bastante reciente como para sacar conclusiones.

Independientemente de todo esto, la publicidad de estos productos deben dirigirse a aquella población intolerante, y por lo tanto no confundir al resto alegando que son más digeribles o más sanos. Si quieres mañanas felices comete un buen tazón… ¡pero hasta arriba de fruta!

 

LA LACTOSA NO TIENE QUE VER NADA CON LA ALERGIA A LA PROTEINA DE LA LECHE DE VACA

Se suele confundir mucho intolerancia con alergia. Una vez explicada la primera, hago un breve resumen de la segunda:

en la alergia quien interviene es el sistema inmunitario ante la presencia de un cuerpo extraño que en este caso son las proteínas de la leche de vaca: la caseína y las seroproteínas. Por lo tanto, la lactosa no tiene nada que ver y por eso, aquellos que son alérgicos tampoco pueden consumir productos sin lactosa ya que éstos conservan las proteínas.

Es importante que estas personas eliminen de su dieta todo producto lácteo, tanto la leche como sus derivados, así como la leche de cabra y oveja (sus proteínas son muy similares a las de la leche de vaca). En el caso de los lactantes, las madres tampoco podrán dar de mamar a sus hijos, puesto que su leche también contiene estas proteínas y deberán revisar las fórmulas infantiles. Si ya es importante leer el etiquetado, en estos casos aún más, para así evitar accidentes.

 

CUIDADO CON LAS BEBIDAS VEGETALES…

No es imprescindible ni la leche, ni las bebidas vegetales. Es decir, no hace falta recurrir a las segundas porque no podamos / queramos consumir la primera.

Captura de pantalla (275)
Foto de pinterest

Estas bebidas son un alimento procedente de una fuente vegetal, que tienen un aspecto similar a la leche de origen animal, pero no son un producto lácteo. Dentro de éstas, la más famosa es la bebida de soja, que poco a poco fue haciéndose un hueco en el mercado. La siguieron la bebida de almendra, de arroz y de avena… Si vas a comprar una de éstas… ¡ándate con ojo!

Las bebidas hechas a partir de cereales (arroz, avena…) fundamentalmente tendrán hidratos de carbonos. Aquellas de frutos secos como la de almendras o avellanas son algo más grasas. Desde el punto de vista nutricional, la bebida de soja es la que más se asemeja a la leche de vaca: en su contenido proteico y en el aporte de calcio (ya que la mayoría vienen enriquecidas en este mineral). Además, la calidad de las grasas es buena, y no tiene lactosa ni proteína láctea, por lo que es una buena opción para aquellos intolerantes o alérgicos. 

Lo que sí me preocupa de estas bebidas es que la mayoría tienen azúcares añadidos y una muy baja proporción del vegetal del cual se ha elaborado (soja, almendras…). Por eso es muy importante que mires la lista de ingredientes. Mi consejo es que…

  • Si quieres reemplazar la leche de vaca por una bebida vegetal, escoge mejor la de soja enriquecida con calcio y vitamina D.
  • El % de materia prima es importante. Muchas veces pagamos 2 euros y pico por una bebida de almendras que tiene un 2% de éstas. Por lo tanto, revisa este dato.
  • Importante: evita azúcares y grasas de mala calidad que se hayan podido añadir.

 

Si eres de los que toman leche de almendra aquí te dejo un post sobre cuál es de mayor calidad y dónde puedes comprarla. Por cierto, echa un vistazo a esta página porque te encantará (sobre todo sus recetas…).

 

RECUERDA:

  • Ni la leche ni las bebidas vegetales son imprescindibles. Existen una gran variedad de alimentos que nos aportan calcio y vitamina D.
  • No es lo mismo intolerancia a la lactosa que alergia a la proteína de leche de vaca. En el segundo caso no puedes consumir ningún tipo de lácteo ni nada que los contenga.
  • La leche sin lactosa i es más sana, ni tiene más calcio o menos grasa… Unicamente se le ha añadido la enzima lactasa.
  • Es pronto para afirmar que consumir leche sin lactosa sin ser intolerante pueda favorecer al desarrollo de la intolerancia. 
  • Recuerda que es fundamental leer el etiquetado de los alimentos, tanto para evitar productos que posean leche, así como lácteos o bebidas vegetales de mala calidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s